jueves, 15 de agosto de 2013

Disney y el ejemplo de Violetta

Cuando se cruza el umbral de los estudios Disney, hogar de los films animados más populares y de los programas familiares e infantiles de TV más vistos, emitidos por Disney Channel, Disney XD y Disney Junior, uno espera escuchar hablar de ciclos como Phineas y Ferb A todo ritmo Jake y los piratas del país de Nunca Jamás . También espera conocer nuevas series como Liv y Maddie o la próxima aventura animada de Star Wars, que se verá en 2014. Lo que resulta inesperado es que en el corazón de la industria del entretenimiento norteamericano, en el estudio que hace más de medio siglo exporta la cultura popular al mundo entero, se hable, y mucho, de Violetta .

La reciente ganadora de dos premios Martín Fierro -mejor ciclo infantil/juvenil y revelación para su protagonista, Martina Stoessel- resultó ser tema de conversación recurrente en la presentación ante la prensa mundial de las novedades de los canales de Disney. La ficción realizada en la Argentina se convirtió aquí en el ejemplo de cómo se debe hacer un ciclo cuando se quiere tener al mundo entero como televidente.
"Esta historia realizada en Buenos Aires, una suerte de telenovela destinada al público femenino adolescente, es un fenómeno tan grande que esta semana se estrenó en Gran Bretaña, doblada al inglés, los shows de la gira europea en España están agotados y en Italia van camino de estarlo. Es un ejemplo perfecto de un programa en el que se pensó en todo desde el comienzo. Desde el guión y las canciones hasta el merchandising, todo fue planeado de antemano", dice Andy Bird, presidente de Disney International, el responsable de mantener a todas las producciones del estudio, desde las películas hasta las series animadas, entre las más populares a nivel global. Es el hombre que por estos días se ocupa, entre otras cosas, de la ambiciosa expansión de los estudios a China, donde el ingreso en el mercado es tan complejo que la gran empresa de entretenimiento creó institutos de enseñanza de inglés con la marca Disney para acercarse a los esquivos consumidores.
Bird cuenta que tiene charlas constantes con sus colegas sobre el fenómeno Violetta , un éxito que empezó siendo local y cuya dimensión tomó por sorpresa hasta a los ejecutivos de la compañía de entretenimiento más experimentada del planeta. "En la Argentina, más gente fue a ver el show musical del programa que a los Rolling Stones", dice Bird, impresionado, en referencia a las setenta y cinco funciones de Violetta en el Teatro Gran Rex, y ni siquiera se detiene a explicar cómo creció la audiencia local de Disney Channel desde que la serie empezó a emitirse en 2012. Es que acá la discusión va mucho más allá del fenómeno local. La gran incógnita entre los responsables de crear contenido para que los chicos y sus padres disfruten y consuman es cómo conquistar al mundo, un enorme desafío que la historia protagonizada por una adolescente argentina, llamada Martina Stoessel, está cumpliendo con creces.
"Nadie hace un programa pensando que no tendrá éxito, pero lo cierto es que no esperábamos semejante respuesta a nivel global. Nunca habíamos explorado este género de la telenovela musical adolescente y nos sorprendió la respuesta que recibimos en lugares como Rusia, por ejemplo. El hecho de que ahora se esté estrenando en Gran Bretaña es un paso enorme", comentó Bird a LA NACION. Encargado de la compleja tarea de tomarle el pulso al público del mundo entero, el ejecutivo contó que la clave del éxito del programa que se realiza en los estudios de Pol-ka en Don Torcuato fue confiar en la experiencia de los productores argentinos, que supieron armar un relato con todas las marcas de Disney en un formato algo distinto de las sitcoms que suelen producirse en los Estados Unidos. El elemento telenovelesco, un estilo que la TV norteamericana recién ahora está comenzando a explorar -siempre adaptándolo a sus estructuras semanales-, ya había funcionado antes en programas argentinos que se vendieron al exterior, pero la combinación con los estándares de calidad y el apoyo de ser un producto Disney, convirtió a Violetta en un ciclo irresistible. Una novedad que logró conquistar primero al público latinoamericano, luego al europeo y ahora se transformó en el modelo por seguir en el centro neurálgico del entretenimiento global.
Fuente: La Nación

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un gusto recibir tus comentarios