martes, 12 de noviembre de 2013

Justin Bieber y Martina Stoessel

Justin Bieber estuvo el 9 y 10 de Noviembre en Buenos Aires, Argentina, como parte  de su gira internacional "Believe Tour".
 
Eso no sería noticia en un artista que pese a ser muy joven ya tiene un ganado reconocimiento en todo el mundo.
Sin embargo, también lo precede una fama de descontrol, alcohol y mujeres de la noche que no ha hecho más que confirmar en sus recientes presentaciones.
Sus visitas a bares a altas horas de la madrugada acompañado por todo un séquito de guardaespaldas y chicas, su expulsión del hotel de lujo donde se había hospedado debido a los destrozos causados en su habitación y su descompostura física producto de tantos excesos, hicieron que el show del domingo por la noche en un estadio de River Plate colmado por más de 50.000 fans tuviera que ser suspendido por el mismo artista a poco de comenzado (sólo cantó 5 temas).
Toda una falta de respeto y profesionalismo de parte de alguien que parece no tener en cuenta el esfuerzo que hace mucha gente para poder verlo en escena, no sólo económicamente, también viajando a veces cientos de kilómetros o durmiendo a la intemperie en las cercanías del estadio para poder ingresar en los primeros lugares.
Un párrafo aparte se merece la empresa productora del show en Argentina,  Fénix Entertainment Group. Esta empresa se dió el lujo de publicar un comunicado en su página de facebook donde amparándose en un supuesto Z Festival que no es otra cosa que el nombre comercial para la presentación de una serie artistas y bandas teloneras, se autoeximen de toda responsabilidad frente a la cancelación abrupta del show en plena perfomance del único artista que toda la gente había concurrido a ver.
Que se entienda: la vida privada de un artista no nos importa. Pero su falta de profesionalismo afectó lo sentimientos de miles de personas que forman parte del universo de gente que soporta su carrera. Y alguien, en este caso la empresa productora, no tuvo la seriedad necesaria para controlar que a las 6 a.m. del día del primer show su artista estrella no estuviera en un bar y tuvo  luego que inventar excusas infantiles para no devolver lo pagado, por lo que seguramente será demandada.

A todo esto Martina Stoessel estaba en el Distrito Federal de México con todo el elenco de Violetta en Vivo, que lleva más de 100 funciones vistas en 7 países ante cientos de miles de espectadores.
Dos formas distintas de convivir con la fama y la presión de millones de fans.
Tal vez, sólo tal vez porque no somos nadie para interpretar a Martina, esto que acaba de publicar en su cuenta de twitter tenga que ver con todo lo anterior.

4h
Sí a la familia, no a las malas compañías, sí a la música, no a las drogas....solo eso.

En fin, a lo nuestro: una maravillosa versión de "Hoy somos más" mientras la peinaban en el camerino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un gusto recibir tus comentarios