jueves, 6 de febrero de 2014

A no meterse con Violetta

Se sabe que el éxito de Violetta en España es contundente, y una muestra de ello fue la gira del Concierto en Vivo durante el mes pasado.
En uno de los blogs de El País (diario español) encontramos la siguiente nota de Ana Pantaleoni:

Reproducción íntegra de la conversación entre una madre y una hija de siete años.
Madre. Voy a escribir sobre Violetta.
Hija. No, por favor, no lo hagas, no escribas mal de ella. Ella es buena y cuando se equivoca es porque es la tele, lo entiendes, no es real.
Madre. Pero solo voy a contar por qué te gusta.
Hija. Violetta es genial.

Lo más curioso es que la niña de siete años no ve Violetta. Lo tiene prohibido. Pero curiosamente se sabe sus canciones, conoce el argumento, tiene su diario y se pirra por una de sus camisetas.  Ella no es la única. En su clase algunas ven Violetta, pero las que no lo ven saben tanto como las que lo ven. El boca oreja funciona de maravilla. Y sobre todo el marketing que rodea la serie. Como prueba pido datos a Disney: “La segunda temporada de Violetta (que hemos emitido desde septiembre hasta diciembre) ha sido vista por el 55% de los niños de 4 a 12 años, el 68% de las niñas de las misma edades. Si nos referimos a las edades de 9 a 12, el 73% lo ha visto, es decir 3 de cada 4”.
Violetta es la historia de una adolescente solitaria y con mucho talento que, tras vivir varios años en Europa, regresa con su padre a su Argentina natal. En Buenos Aires encontrará verdaderos amigos y el amor, mientras descubre su vocación innata por la música. Así lo cuentan en Disney.  Dicen que es un “fenómeno adolescente que arrasa en toda España”. Pero lo cierto es cada vez niñas más pequeñas ven esta serie.
“La serie Violetta se programa en el prime time de la noche porque se considera un programa apropiado para ser visto en familia y que, por tanto, resulta interesante para todos los públicos. Desde Disney no hacemos recomendaciones a los padres sobre lo que tienen que ver sus hijos (ni en términos de horarios ni de duración). Consideramos que esas decisiones deben ser tomadas por los progenitores y nosotros trabajamos para que todos los productos Disney cumplan con las expectativas que nuestro público tiene en ellos. Es un hecho que el fenómeno Violetta ha trascendido la televisión y que ha alcanzado un rango muy amplio de edades. De cualquier modo, muchas niñas han podido tener acceso a Violetta de muchas formas (los discos, nuestra web, los conciertos…) y no solo a través de la serie”, aclaran en Disney.
Le pregunto a Jesús Ramírez, psicólogo educativo:

1.- ¿Qué hacer cuando una serie de televisión o una película no tiene límite de edad y los niños se enganchan a ella?

Cuando esto ocurre puede ser por varias razones: 1º alguno/a de sus amigos/as (y suele ocurrir más en femenino) se ha enterado de su emisión y lo ha comunicado ya sea en el colegio o vía red social. 2º Viene precedido de una publicidad y productos (merchandising) que son muy sugerentes para los niños. 3º se emite en un horario y canal de acceso muy cercano a los niños. 4º Lo han visto alguna vez y se han enganchado…
Es importante que los padres conozcan exactamente el contenido de la serie y que esta se emita en un horario que no perjudique sus hábitos (estudio, actividades extraescolares, sueño…). Por lo general, este tipo de series suelen venir precedidas de un estudio de marketing profundo y están pensadas para un tipo de público específico, por lo que, habitualmente, son adecuadas para el rango de edad previsto, pero el problema es que el tiempo de dedicación a la serie se extrapola a otros momentos del día, y en algunos casos, penetran en lo más profundo de su inconsciente, como es el caso de Violetta por el contenido de su guión. 
Con Violetta, los padres debemos dialogar con nuestras hijas y en la medida de lo posible, hacerles ver que se trata de una historia que, si bien puede ocurrir en la realidad, no les afecta a ellas, lo mismo que si se tratara de una serie más dirigida a los niños. Nuestra labor como padres es racionalizar y darle el sentido que ellas quieren, pero haciéndoles ver que se trata de una ficción.

2.- Pero algunos/as ni siquieran la ven...

Acuérdate de “Hello Kitty”, un monedero de vinilo del que han surgido multitud de productos. ¿Alguien conoce la serie? ¿Hay serie? Pues el monedero surgió en 1974 y se hizo una serie que comenzó a emitirse en 1984. 

3.- ¿Cómo aconseja limitar el consumo de televisión en casa?

Cuando yo era pequeño sólo había una cadena que emitía de todo. Luego dos… en blanco y negro y había que darle muchas vueltas al sintonizador para conseguir el segundo canal (en mi casa solo sabía hacerlo yo). Eso quiere decir que para los más madurillos no es difícil limitar el consumo de TV en casa, pero actualmente hay montones de canales en la TDT y en la parabólica. SIEMPRE, a todas horas hay algún programa que puede gustar a los niños, y si nos metemos en Internet, las posibilidades son inacabables. La clave es limitar el tiempo de dedicación negociando con los chicos qué prefieren ver y dejarles que lo vean, salvo que se trate de algún programa que les limite, como aquellos que se emiten por la noche hasta entrada la madrugada (mira quién baila, tu cara me suena…). En cuanto a Internet, es absolutamente fundamental que los ordenadores y “tablets” estén en un lugar transitado de la casa y apagados a ciertas horas, sobre todo cuando los padres no estén en casa, y guardados con contraseñas seguras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un gusto recibir tus comentarios